Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

Ahora usamos más códigos QR, pero no debemos olvidar la seguridad

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

En este momento en que las restricciones se han disminuido, podemos ir un restaurante, consultar el menú a través del celular con el código QR, o ingresar al supermercado o a un almacén de cadena y hacer lo mismo, pues el uso de la tecnología QR ha aumentado por el auge de aplicaciones, incluyendo los pagos sin contacto. Su función de condensar una tarea específica en una imagen codificada y su bajo costo los convirtieron en los favoritos de la mayoría de compañías para ejecutar cualquier proceso.

Sin embargo, esta útil herramienta se ha convertido en una manera fácil para robar información de los usuarios y cometer delitos cibernéticos. Una vez se escanea, se corre el riesgo de implantar un spyware o un malware que puede comprometer la identidad de la persona. BeyondTrust, enumera varias maneras en las que se puede correr riesgos escaneando uno de estos códigos:

1. Teléfono: al escanear un código QR se carga o inicia automáticamente una llamada telefónica a un número predefinido. Con todos los recientes ataques de robocall y SIM Jacking, este es otro método para que un alguien acceda, sin su permiso, a su teléfono e identidad. Básicamente, estás llamando a alguien que no conoces y entregando la información de tu identificador de llamadas.

2. Correo electrónico: al escanear un código QR se almacena un mensaje de correo electrónico completo con el asunto y el destinatario. Todo lo que se requiere es pulsar enviar y esto podría ser el comienzo de cualquier forma de ataque de phishing o spear phishing.

3. Sitio web o URL: escanear un código QR puede lanzar y redirigir automáticamente a un sitio web. El contenido podría contener malware, un exploit u otro contenido no deseado que comience un ataque inminente y represente una amenaza a tus datos.

4. Red Wi-Fi: este código QR almacena las credenciales Wi-Fi para la conexión y autenticación automática de la red. Si se tiene en cuenta todas las amenazas de las redes Wi-Fi abiertas e incluso de las redes cerradas que utilizan WPA2, la conexión a una red desconocida o insegura no debería estar en la lista de actividades más seguras.

5. Tienda de aplicaciones: el escaneo de enlaces a una página directamente en una tienda de aplicaciones puede hacer que una aplicación sea sencilla de descargar. Aunque esto es conveniente, el listado podría ser malicioso (especialmente en los dispositivos Android) o podría ser una página falsa que utiliza una URL incrustada para engañarte y hacer que cargue una aplicación maliciosa no autorizada. La mejor opción es navegar siempre hasta una aplicación por sí mismo y no confiar en un enlace directo.

Es importante entender que el escaneo del código QR revela una pequeña cantidad de texto en el código. Aunque esto parece un riesgo bajo, los códigos QR no son legibles para los humanos y, a menos que escanees uno, no tienes ni idea de qué es lo que contiene.

Si alguna vez estás fuera de casa y ves un código QR en una pared, edificio, pantalla de computador o incluso en una tarjeta de visita, no lo escanees. Un cibercriminal puede pegar fácilmente su código QR malicioso en papel sobre uno real, crear una imitación, y basándose en su aspecto visible, jamás sabrás si el contenido es seguro o malicioso.

Por ello, aunque la tecnología avanza, con facilidades como estos códigos, no debemos olvidar que también debemos estar protegidos y así evitar que los ciberdelincuentes hagan de las suyas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología