Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Música
Negocios
Planes
Planes
Productos
Pymes
Seguridad
Seguridad
Servicios
Servicios
Sistema Solar
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Turismo
Uncategorized

Caída de redes, demuestra la dependencia

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Con la caída a nivel mundial de WhatsApp, Facebook, Instagram (y la menos conocida en Colombia, Oculus), se hizo evidente la dependencia de las redes sociales.

Si bien las redes sociales surgieron para “comunicar” a personas, y poco a poco también se volvieron aliadas de las empresas, su capacidad va más allá de conectarnos al mundo para propiciar otras actividades, como:

Educación: Con las cuarentenas, profesores de varias instituciones educativas se han apoyado en estas redes para enviar documentos, presentaciones y contenidos de sus clases y así facilitar que los estudiantes, así no tuvieran un computador, pudieran mantener contacto con su colegio o universidad, y actualizar sus trabajos.

Salud: Varias instituciones como EPS e IPS habilitaron sus canales para pedir citas, agendar turnos y dar autorizaciones por medio de estas redes.

Comercio: personas independientes, micro y empresas de todos los tamaños ofrecen sus servicios y productos y hacen el seguimiento de lo que venden a través de sus redes.

Eventos: con la pandemia se ampliaron las oportunidades para hacer Facebook Live, stories en IG, y demás, y así tener a la audiencia participando de eventos.

Se pueden citar más casos de uso, donde es evidente el impacto de las redes en la vida cotidiana. De hecho, según el informe “Digital 2021 Global Overview Report”, publicado por We are Social y Hootsuite, en Colombia, el número de dispositivos móviles conectados en el país es de 60.83 millones, lo cual quiere decir que la cantidad de conexiones a través de celulares, tabletas y portátiles superan a la población total (119%).

Los usuarios de Internet activos en el país representan el 68% de la población total. De ese 68%, 76.4% es activo en diversas redes sociales, entre ellas: Facebook, Tik Tok, Instagram, YouTube.

Según el informe, 39 millones de personas la usan activamente, es decir, el 76.4% de los usuarios de internet, lo cual significa un aumento del 11.4% con respecto al año pasado, lo que se traduce a 4 millones de perfiles o cuentas nuevas.

YouTube es la plataforma más usada (95,7%) por los internautas colombianos activos en redes sociales que tienen entre 16 y 64 años, seguida por Facebook (93,6%), WhatsApp (90,7%) e Instagram (82,0%).

YouTube se mantiene como la plataforma más usada, mientras que Tik Tok y Telegram han tomado puestos importantes. De hecho, con la caída es probable que más personas se hayan unido a Twitter, Telegram y TikTok.

Falla técnica

Lo cierto es que Facebook, apelando al poder de las redes, tuvo que anunciar por twitter las fallas, mientras su director de Tecnología, Mike Schroepfer, escribió: “La compañía experimenta problemas de red y estamos trabajando tan rápido como es posible para restaurar el servicio”.

Analistas externos, que conocen sobre el tráfico de internet, creen que el fallo se debe a problemas del sistema de asignación de dominios (DNS), es decir, cuando se escribe un nombre en el navegador, va una dirección IP (números) que identifican donde está el servidor, en este caso de Facebook. Aunque el problema no es únicamente que el tráfico no sabe a qué dirección ir, porque no tiene acceso al DNS, sino que tampoco sabe qué camino tomar hacia allí. No es solo, por tanto, que hayan borrado el destino, sino que habrían perdido toda la ruta. Esa ruta de navegación está gestionada por un protocolo llamado BGP (Border Gateway Protocol o “puerta de enlace frontera”), cuyos detalles de funcionamiento son, a menudo desconocidos.

Si este fuera el caso, vienen muchas preguntas del respaldo de los servidores, los planes de continuidad ante desastres, pero más aún, surge la inquietud de cómo el holding, tiene configurados todos sus sistemas, cuando ha dicho en varias oportunidades que cada red es independiente y tiene sus propias redes, políticas de seguridad y confidencialidad de la información.

Hablando de seguridad, en redes por supuesto se comenzó a especular si era un ataque de algún grupo como Anonymus, lo cual también podría ser probable, pero la compañía está concentrada en restaurar sus servicios, y luego sí tendrá que reportar y documentar las razones de la caída, incluso si el tema fue por un ciberataque.

Una vez superadas las “horas oscuras” de FB, IG y WA, vendrá el coletazo económico, pues justo para comenzar la semana, la empresa había tenido una caída en la cotización de bolsa del 4,9% en las acciones de Facebook, a raíz de declaraciones de una de sus exempleadas, Frances Haugen, ingeniería que dijo a medios de comunicación de Estados Unidos que Facebook siempre ha priorizado sus intereses de negocios sobre el servicio.

Mientras el tráfico se ha ido restaurando poco a poco, valdría la pena saber cuántas personas dejaron de vender, o tener sus citas médicas o recibir clases, en un inicio de semana atípico y en el que se evidenció la dependencia de estas redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más tinta y tecnología