Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Actualidad
Aerolíneas
Alianzas
Alianzas
Audífonos con Tinta
Canales
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Televisión
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

Cambian los hábitos de consumo de alimentos en los vuelos

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

La suspensión del menú físico a bordo durante la pandemia fue parte del protocolo de la industria aeronáutica para tratar de minimizar la interacción entre la tripulación y los pasajeros, y así garantizar un viaje más seguro para todos.

Lo anterior, planteó un cambio no solo en el servicio sino también en el consumo de los pasajeros pues las opciones se redujeron a lo más seguro, popular y práctico.

A pesar de que durante los últimos meses se ha evidenciado recuperación de la industria, aún queda mucho tiempo y esfuerzo, por restablecer la normalidad en el servicio de catering a bordo.

Una solución desde la reactivación de la venta de comidas y bebidas a bordo fue el uso del código QR en los vuelos mayores a dos horas. Recientemente, Wingo regresó a los menús físicos para aquellos que se les dificulta la lectura del codigo QR. “Nuestro control de calidad en el menú abordo es riguroso asegurándonos que el 100% de los alimentos abastecidos sean adecuados e inocuos. Además, avanzamos paulatinamente, como la situación sanitaria lo permita, para continuar ofreciendo el servicio de alimentación y bebidas, de manera segura”, aseguró la aerolínea.

Es así que estos nuevos menús físicos de Wingo se han producido en un material que facilitará su desinfección total, con agentes químicos hospitalarios, para continuar velando por la protección de viajeros y tripulaciones.

En este sentido, Wingo también identificó, a través de un análisis de sus datos, cuáles son las nuevas costumbres en la nueva normalidad en lo que a alimentación se refiere en los aviones:

1. ¿Licor en las rutas?

Wingo evidenció que el consumo de licor se eleva en las rutas a destinos paradisiacos, pues los viajeros se preparan desde el vuelo para desconectarse y disfrutar de unas vacaciones. De hecho, la ruta donde más se venden bebidas alcohólicas es Bogotá – Cancún.

2. ¿Cómo empacan los alimentos a bordo?

Desde el inicio de la pandemia por Covid-19, la aerolínea es mucho más rigurosa respecto a los principios de saneamiento que aseguran la calidad de los alimentos que hacen parte de los menú a bordo. Wingo ofrece bocadillos individuales sellados y una selección limitada de bebidas para autopreparación como café, cappuccino y aromática; además de aperitivos y bebidas con presentaciones totalmente herméticas.

3. ¿Qué es lo que más piden los viajeros?

Los productos solicitados por los pasajeros son los más tradicionales del país incluyendo Detodito BBQ, papas de pollo y el clásico “Croissant de jamón y queso” con Coca Cola regular. En cuanto a los dulces, los productos más solicitados son el Chocorramo, la Chocolatina Jet, las Minichips y la Waffer Jet.

4. ¿Se mantiene uso del tapabocas?

Los viajeron son muy cuidadosos en mantener los protocolos y la tripulación se encarga de recordarle a las personas de usar siempre el tapabocas. Con la reapertura del consumo de bebidas y alimentos en los aviones, estas medidas han sido aún más respetadas según lo encontrado en el análisis realizado por la aerolínea. “Los tapabocas que cubren completamente nariz y boca son obligatorias durante los vuelos. Sin embargo, permitimos a nuestros viajeros levantarse o quitarse temporalmente el tapabocas para comer o beber, aunque por periodos de tiempo cortos”, mencionó la aerolínea. “Es indispensable volver a su uso habitual por la bioseguridad de todos los presentes en el vuelo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología