Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Filtra por categorías
Actualidad
Adquisición
Aerolíneas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Arte
Audífonos con Tinta
Canales
Casos de éxito
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Eventos
Eventos
Eventos
Exhibición
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
Recursos Humanos
RR.HH.
RSE
RSE
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Software
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Televisión
Tendencias
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

Conectividad: acelerador de la economía

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Desde el año 2021 el internet es un servicio esencial en Colombia, no obstante, las cifras muestran una brecha preocupante en este aspecto.

Por: Andrés Sánchez, Country manager de InterNexa

Según la OCDE, Colombia es el país miembro con menor cobertura, alcanzando apenas el 60%. Además, estudios recientes de conectividad en el país, indican que en Colombia los hogares de menos ingresos solo tienen acceso a internet el 31,2% y en las zonas rurales, la falta de cobertura ronda el 70%, lo que marca una realidad que nos debe sacudir a todos como sociedad.

Esto plantea una serie de retos para la industria, el estado y las comunidades: en primer lugar, sobre el cómo la sociedad empieza a reconocer que el internet y la conectividad son derechos establecidos en la legislación, y que, si uno llevara esos indicadores a servicios como la energía eléctrica o al agua potable, serían cifras inaceptables. Lo hemos hecho mal y los resultados lo respaldan.

En segundo lugar: preguntarnos cómo empezar a acelerar el cierre de esa brecha, cuando hay países que han logrado llevar esos índices de cobertura a menos del 15% en zonas rurales apartadas y garantizando coberturas del 95%. En este sentido, reconocer y levantar barreras para que el mercado haga lo suyo y enfocando los esfuerzos del estado donde sea necesario, ha demostrado ser la fórmula para avanzar, no solo en esta industria, sino en las diferentes dimensiones de la vida cotidiana de la gente.

Si bien en términos de cobertura en sectores urbanos las cifras han sido positivas y hasta alentadoras, el reto está en enfocarse en las regiones donde este aspecto no está resuelto, y que de lograrlo podríamos “desbloquear” todo un mundo de posibilidades en términos de mejoramiento de la calidad de vida de la gente.

La conectividad es un claro habilitador de la economía, un inductor del comercio los servicios locales, permitiendo un aumento en la productividad y en la competitividad. Los principales beneficiados son los estudiantes, que hoy en día tienen a su disposición no sólo a contenidos en línea, sino también a los profesores y universidades de clase mundial. Abordar la conectividad desbloquea un nuevo nivel de educación.

Otro es el caso de la seguridad, un tema de mucha sensibilidad en Colombia: sociedades más conectadas, son sociedades más seguras, porque, por ejemplo, se puede tener mejor y más rápido acceso a las redes de apoyo y organismos de seguridad del estado para reportar incidentes. Muestra de su importancia, es que la Infraestructura de Telecomunicaciones es vandalizada a menudo por parte del crimen organizado. Por ello, es crucial para la gente contar con acceso a internet de alta calidad, protegiendo información, bienes y la vida de las personas.

En el caso de la salud, el hecho de poder tener teleasistencia y evitar que los pacientes se sometan a largas jornadas para llegar a lugares físicos que se encuentran a horas de viaje, hacen posible que se pueda tener asistencia de calidad con procedimientos que pueden ser aplicados de manera local, evitando el desplazamiento, optimizando la prestación del servicio y mejorando el tiempo de atención, solo para mencionar algunos casos de uso donde evidentemente una comunidad que se conecte cada día, puede de inmediato tener la oportunidad de salvar vidas.

Uno de los temas en los que Colombia tiene gran potencial por explorar apalancados con la Conectividad, es la agroindustria aplicada a los pequeños cultivadores. Hay tecnologías de monitoreo para el clima, mejores prácticas que permiten potenciar la productividad y la competitividad del campo, con la posibilidad de que las nuevas generaciones permanezcan en el campo, con oportunidades para el desarrollo y la autorrealización.

En turismo, cuando se recorre nuestro país, se reconoce todo este fenómeno de la potencia turística de las regiones y los esfuerzos que hay por seguir ofreciendo una experiencia de turismo desde el Caribe hasta el Amazonas, desde la selva del Pacífico hasta los Llanos Orientales, esfuerzos en los que se debe tener en cuenta la necesidad del turista extranjero y local de no perder conectividad, controlando su itinerario y su experiencia de viaje. Colombia en 2024 acaba de volver a batir su record anual de turistas extranjeros, es algo que ya está pasando de manera emergente y podemos ayudar a potenciar.

Finalmente, tenemos una industria creativa en etapa también emergente. Colombia se destacará como uno de los hubs creativos del mundo, cada vez con más figuras, productores, creadores de contenidos, en videojuegos, e-sports, música, arte, streaming y cine. Y la piedra angular de nuevo: una conectividad de clase mundial.

Así pues, vemos como la conectividad a internet tiene una relevancia material en seis de las dimensiones de la dinámica vital de una sociedad: educación, seguridad, salud, agro, turismo y las economías creativas. Por ello, estudios han medido una correlación de entre 1,5 y 2 puntos de crecimiento del PIB, frente al crecimiento de las coberturas de acceso a Internet en sociedades que ya lo han hecho.

Qué interesante instalar la idea de que Colombia tiene la oportunidad de emerger como un referente de la región gracias a su capital humano, su localización geoestratégica y su momentum de construcción de identidad, todo ello afianzado sobre una infraestructura de clase mundial que, en términos de conectividad, nos llevará en la senda de progreso constante y creación de riqueza exponencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología