Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Música
Negocios
Planes
Planes
Productos
Pymes
Seguridad
Seguridad
Servicios
Servicios
Sistema Solar
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Turismo
Uncategorized

Crecen las colecciones patrimoniales del Museo del Oro

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

La cesión de una nueva colección incrementa el patrimonio colombiano.

Las colecciones patrimoniales del Museo del Oro del Banco de la República continúan creciendo gracias a la cesión o entrega de tenencia de objetos de gran valor histórico y cultural, por parte de privados.

En esta ocasión la esposa y los herederos de Etienne Ramos-Esteban, de nacionalidad francesa, conocedor de arte, quien mientras vivió en Colombia fomentó los lazos culturales colombo-franceses y fue activo en múltiples labores solidarias, cedieron en honor a su esposo y padre 187 objetos de Tumaco, Nariño, Alto Cauca, Calima, Quimbaya, Zenú, Tairona y Muisca al Banco de la República.

El Museo del Oro se encargará de cuidar, restaurar, investigar y exhibir las piezas de esta colección para beneficio de todos y el conocimiento de las múltiples historias de un país diverso y multicultural.

Toma nota

La ley permite las colecciones privadas, pero exige que se registren ante el Instituto Colombiano de Antropología e Historia y se cuente con las condiciones apropiadas para su seguridad, conservación y acceso al público. Pero no hay duda de que el patrimonio -un símbolo de nuestra identidad- tiene más sentido cuando está en colecciones públicas abiertas a todos, y donde expertos lo estudian y lo dan a conocer.

Como parte de la labor cultural del Banco de la República en todo el país, hay seis Museos del Oro permanentes en Santa Marta, Cartagena, Armenia, Cali, Pasto y Leticia, además del de Bogotá.

La Constitución colombiana determina que todo el patrimonio arqueológico, aún el que se encuentra en manos o dentro de propiedades privadas, pertenece a la Nación.

La familia Ramos-Esteban cedió puesto 187 objetos de Tumaco, Nariño, Alto Cauca, Calima, Quimbaya, Zenú, Tairona y Muisca, que ahora podrán preservarse para que investigadores, curadores y miles de visitantes encuentren en ellos las múltiples historias de un país diverso y multicultural.

Sobre la cesión de una colección arqueológica

Las imágenes registran el instante final de un proceso largo y feliz. El proceso de cesión de tenencia implica el desplazamiento de los curadores a conocer la colección; su manejo por parte de la familia, así como el entendimiento de los términos legales -en lo que colaboraron la firma de abogados Lozano Vila & Asociados y Paralelo 10, gestora y consultora de arte-; la comparación de cada pieza con otras de la colección para reconocer su importancia, o con otras de colecciones ajenas para evitar alguna pieza dudosa; consultas con expertos; empaque y traslado; concepto técnico sobre posibilidades de restauración; la aprobación del comité consultor externo, así como la aprobación de las directivas del Banco de la República para incluirlas en los seguros y en futuros proyectos. Y la aprobación del ICANH, entidad gestora del patrimonio arqueológico, para que el Museo u otra entidad reciba y conserve los objetos.

De los 187 objetos seleccionados, 176 son de cerámica, 7 de piedra, 1 de concha, 1 de madera y 2 de metal. 80 fueron identificados como pertenecientes a la tradición Tumaco-La Tolita; 61 a las del Altiplano Nariñense; 13 a las de la región Calima; 10 a las del Cauca Medio; 9 a las de la Cordillera Oriental; 8 a la de las Llanuras del Caribe; 5 a la de la Sierra Nevada de Santa Marta y 1 a la del Alto Cauca. La diversidad de formas y decoraciones, particularmente en las cerámicas de la tradición Tumaco-La Tolita, de las cuales no existía una buena muestra en el Museo, ofrecen una oportunidad para ampliar el conocimiento acerca de la producción simbólica e iconográfica en distintas regiones y para su divulgación en exposiciones.

Por sus cualidades culturales y estéticas, su potencial museológico y su estado de conservación, estos materiales contribuirán a la curaduría de exposiciones del Museo del Oro, tanto las permanentes en Bogotá y en los museos del oro regionales, como las itinerantes nacionales e internacionales que representan nuestra diversidad ante Colombia y el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más tinta y tecnología