Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Recursos Humanos
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Tendencias
Turismo
Uncategorized

El crecimiento de la economía colombiana se desaceleraría

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

El equipo de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercado del Grupo Bancolombia publicó sus proyecciones para la economía colombiana en 2023.

A continuación estos son los aspectos que exponen los directivos de Bancolombia frente a los nuevos escenarios:

Crecimiento económico

Nuestro escenario central contempla un crecimiento de 7,8% en 2022, tasa que supera con creces las expectativas que contemplábamos al cierre anterior. Tal desempeño sería atribuible a la fortaleza del consumo interno, la recuperación de las exportaciones y el efecto rezagado de las políticas expansivas que se adoptaron luego de la llegada del covid-19.

En contraposición, para 2023 pronosticamos que el PIB se expandiría por debajo de 1%. Anticipamos que la demanda agregada se enfriará como consecuencia de las altas tasas de interés y las condiciones financieras apretadas, la desaceleración global y la incertidumbre.

Entre los sectores con mejores desempeños el año entrante se encuentran los servicios públicos, la agricultura y los servicios profesionales y financieros. Por el contrario, prevemos contracciones en comercio, transporte, alojamiento y comidas, así como en entretenimiento.

Después de la desaceleración de 2023, el crecimiento de la economía colombiana se mantendría por debajo del 3%. Esto supone unas tasas de expansión inferiores al crecimiento potencial previo al de la llegada del covid-19.

Adicionalmente, y como consecuencia de la moderación en la actividad económica, anticipamos un incremento en la desocupación. En particular, proyectamos que la tasa de desempleo anual se incrementaría en 0,7 pp, con lo que se elevaría a 12,1% durante 2023.

Inflación y tasas de interés

Contemplamos que 2022 cerraría con una variación del IPC de 12,6%, nivel máximo en este ciclo, y que a partir de ese punto empezará un lento proceso de corrección. En ese sentido, pronosticamos que para finales de 2023 la inflación se ubicaría 7,5%, muy por encima del nivel objetivo del Emisor.

Esta previsión contempla una desaceleración marcada en los precios de los alimentos. Sin embargo, esta sería compensada por una inflación básica persistentemente elevada por cuenta de los aumentos salariales, la operación de mecanismos de indexación y el traspaso de la depreciación del peso.

En política monetaria, anticipamos que los aumentos de la tasa de referencia continuarían hasta el primer trimestre de 2023, cuando se alcanzaría un nivel terminal de 12,5%, el cual se mantendría durante la primera mitad del año. En el segundo semestre iniciaría una fase gradual de recortes, de modo que la tasa de intervención terminaría en 10% al cierre del próximo año. Esto implica que la política monetaria se mantendría en terreno contractivo durante todo 2023.

Sector externo y tasa de cambio

Estimamos que el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos se ajustaría desde 5,8% del PIB en 2022 hasta 4,1% del PIB en 2023. Este cambio estaría explicado por una moderación de las importaciones causada por la desaceleración de la demanda interna, y por una menor salida de rentas factoriales dado un menor giro de dividendos al exterior. Dichos factores compensarían la menor dinámica de las exportaciones y una moderación en los flujos de remesas.

Asimismo, anticipamos menores flujos de financiamiento externo dadas las condiciones financieras apretadas. Esta perspectiva es consistente con una tasa de cambio que se incrementaría de un promedio de $4.825 en el último trimestre de 2022 a $4.930 en el cuarto trimestre de 2023.

Perspectivas fiscales

Proyectamos que el déficit del Gobierno Nacional pasaría de 5,6% del PIB en 2022 a 4,8% del PIB en 2023, valores que implicarían el cumplimiento de la regla fiscal.

Este resultado sería consecuencia, por un lado, del recaudo adicional que generaría la reforma tributaria recientemente aprobada y los mayores ingresos provenientes del sector petrolero. Por otro lado, también incorporaría aumentos del gasto corriente y de inversión, así como mayores pagos de servicio de deuda.

Vale la pena mencionar que la adición al presupuesto de la Nación que se tramitará en el primer semestre y la actualización del plan financiero, que se daría a conocer al inicio de 2023, serán dos elementos clave para dilucidar la estrategia fiscal para el próximo año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología