Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Música
Negocios
Planes
Planes
Productos
Pymes
Seguridad
Seguridad
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Turismo
Uncategorized

La flexibilidad y el trabajo híbrido definirán el lugar de trabajo postpandemia

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Después de casi dos años de vivir con los efectos del Covid -19 y de la reinvención de las dinámicas de trabajo y operación de muchas compañías, fue evidente que ya habían herramientas que se volvieron vitales durante la pandemia, pero que antes no se usaban o no se valoraban como en estos tiempos.

El trabajo remoto es un ejemplo de cómo cambió el mundo: desde el inicio de la pandemia hoy estamos ante lo que llamamos la “paradoja híbrida”. Las cifras del Work Trend Index demuestran que el 73% de las personas quieren conservar la flexibilidad del trabajo remoto que se implementó durante la pandemia, y al mismo tiempo 67% de ellos quiere pasar más tiempo con sus equipos de trabajo. Esto lo que nos dice es que estamos seguramente enfrentados a la necesidad de replantear los paradigmas, trabajar de modo flexible y adaptarnos.

Cambios en la mentalidad: ¿Por qué trabajamos como trabajamos?

A medida que los empleados aprendieron a trabajar de manera diferente en los últimos 22 meses, están repensando no solo cómo, cuándo y dónde trabajan, sino por qué lo hacen. El tema no es menor: en los Estados Unidos, el mercado laboral está viendo récords mensuales de trabajadores que renuncian a sus puestos. En septiembre solamente, 4.4 millones de personas renunciaron a su trabajo, unas cifras nunca antes vistas que intriga a expertos y analistas.

Un reciente estudio de McKinsey, que llamaron “la Gran Renuncia” muestra cómo el 40% de los empleados está planeando cambiar de empleo en los próximos 3 a 6 meses, y de ellos, el 64% están dispuestos a hacerlo sin tener una oferta a un nuevo empleo. Al indagar sobre las motivaciones de esta “gran renuncia”, el 51% de los empleados señalan que lo que los motiva a querer renunciar a su cargo es la falta de sentido de pertenencia, y el 54% por falta de reconocimiento por parte de sus gerentes. Juntas, la paradoja del trabajo híbrido y esta gran reestructuración están creando cambios fundamentales en el mercado laboral global.

El Work Trend Index de Microsoft confirma estas revelaciones y las cifras de LinkedIn demuestran que la oferta de trabajo remoto global se ha multiplicado por 7. La crisis de mano de obra que experimenta el mundo -donde las empresas simplemente no están encontrando el talento que necesitan- está mostrando que uno de los mayores retos hacia adelante será sin duda en cómo las organizaciones aprenden a adoptar culturas híbridas y flexibles de colaboración para cuidar su activo más valioso: el talento. Resolver la paradoja del trabajo híbrido será el gran desafío a futuro y requerirá de políticas y tecnologías pensadas para la flexibilidad.

¿Qué se necesita para consolidar esos nuevos ambientes de trabajo?

El trabajo remoto y flexible en muchos casos aumentó la productividad. También elevó las posibilidades de expresar y compartir opiniones, como lo reveló un Informe de bienestar de los empleados de Glint, el cual asegura que es más probable que los empleados de las organizaciones “remotas” se sientan seguros al decir lo que piensan y que sientan que sus líderes valoran las diferentes perspectivas. Sin embargo, estas nuevas dinámicas también han desbalanceado la relación entre vida y trabajo, ya que al no contar con espacios físicos que delimiten el área profesional del área personal y familiar, los límites de las jornadas laborales se vuelven difusos.

La flexibilidad será fundamental para atraer y retener el talento, pues mientras que las compañías están reconsiderando sus modelos de trabajo, culturas y valores, los empleados están reconsiderando no sólo cómo y dónde trabajar, sino también por qué. Cada líder y cada organización necesitará crear un nuevo modelo operativo a través de personas, lugares y procesos. Y aquellas empresas con una mejor experiencia de empleado para todos los empleados, desde la sala de juntas virtual hasta la fábrica, serán las que atraigan y retengan mejores talentos.

Más allá de generar una cultura que brinde un sentido de propósito y visión comunes, que son críticos para atraer el talento hoy, las organizaciones se enfrentan al reto de desarrollar activamente nuevos hábitos y culturas flexibles, y asegurarse de que, sin importar dónde trabajen los empleados, sientan que pertenecen, que están siendo incluidos en las conversaciones y que los gerentes apoyen sus diversas necesidades y estilos de trabajo. Este camino de aprendizaje y de ajuste será fundamental para que las organizaciones logren atraer y retener el mejor talento. Pero queda claro que la fórmula no está inventada, no hay una receta mágica que funcione para todas las organizaciones.

Mientras el mundo se vuelve a adaptar a un mundo menos limitado de interacción social, hay un camino por recorrer en el cual la tecnología será una herramienta fundamental que genere la flexibilidad y el empoderamiento que esperan los empleados. Por ejemplo, Microsoft Teams Rooms, fue pensado para ayudar a tener reuniones híbridas y atractivas en las que todos se sientan incluidos gracias a las cámaras habilitadas para IA, con el seguimiento activo de los oradores que permite que las cámaras de la habitación utilicen audio, movimientos faciales y gestos para detectar quién está hablando, haciendo zoom para obtener una perspectiva más cercana; o el reconocimiento de personas, que identifica y muestra el nombre de perfil de los usuarios inscritos dentro de su panel de video.

Recomendaciones

Microsoft ha generado cinco recomendaciones para que estas reuniones virtuales sean aún más efectivas de cara a la nueva realidad de trabajo híbrido:

1. Ofrezca siempre la opción de conectarse virtualmente a las reuniones, para que todos los colaboradores tengan mayor flexibilidad para organizar su tiempo y la forma en la que se unirán.

2. En la medida de lo posible siempre ingrese con la cámara encendida y el micrófono o audio apagado, esto genera una mayor cercanía con los participantes al poder ver los gestos y reacciones de todas las personas involucradas.

3. Asigne a un moderador en la sala para facilitar la conversación al monitorear el chat, estar pendiente de la función de levantar la mano y facilitar la interacción.

4. Aproveche todas las herramientas de Teams para interactuar, participando a través del chat, alzando la mano, entre otros.

5. Otras opciones que logran reuniones híbridas impactantes son las cámaras habilitadas con IA, con seguimiento activo de oradores que permite que las cámaras de la habitación utilicen audio, movimientos faciales y gestos para detectar quién está hablando, haciendo zoom para obtener una perspectiva más cercana; o el reconocimiento de personas, que identificará y mostrará el nombre de perfil de los usuarios inscritos dentro de su panel de video.

Las reuniones se centran en las personas que participan en ellas, y no en la tecnología. La mayoría de reuniones eficaces tienen un propósito claro, los estudios demuestran que un modelo híbrido y flexible beneficia tanto a los empleados como a los empleadores. Adoptar el trabajo híbrido puede ser el paso hacia adelante para muchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más tinta y tecnología