Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Filtra por categorías
Actualidad
Adquisición
Aerolíneas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Arte
Audífonos con Tinta
Canales
Casos de éxito
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Eventos
Eventos
Eventos
Exhibición
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
lugares
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
Recursos Humanos
Reseña
RR.HH.
RSE
RSE
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Software
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Televisión
Tendencias
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

La Sirenita: magia en tierra y bajo el mar

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

El próximo jueves 25 de mayo, las audiencias podrán descubrir en la gran pantalla los impactantes mundos creados para La Sirenita, la nueva versión de acción real del clásico musical animado de Disney que conquistó al mundo.

El visionario realizador Rob Marshall se enfrentó al gran desafío de llevar nuevamente esta historia icónica a los cines. La nueva película es un relato épico en el que se despliega un mundo submarino con impactantes escenarios reales de gran escala.

Para llevar adelante esa tarea monumental —desafiante en términos técnicos y por el fuerte simbolismo asociado a la historia de Ariel en la cultura popular— Marshall convocó a sus talentosos y galardonados colaboradores de larga data para dar vida a dos grandes mundos.

Fantasía en el mar

Desde que empezó a desarrollar el proyecto con su equipo creativo, Rob Marshall supo que el mundo en tierra y el mundo bajo el mar de La Sirenita debían diferenciarse marcadamente en términos de realidad y fantasía.

“En nuestra historia hay dos mundos diferentes: el mundo de arriba, que es el mundo real, y el mundo submarino, que es un mundo mágico en el que existen sirenas, los cangrejos cantan y las aves buceadoras como Scuttle, hablan. El mundo submarino es totalmente digital y en el mundo de tierra firme todo es real y construido en la manera en la que se hacen las películas de época. Y debido a que estábamos haciendo también un musical, en muchos sentidos parecía que estábamos haciendo tres películas distintas al mismo tiempo”, explica el realizador.

Para dar vida a los entornos digitales del mundo submarino, que incluye el palacio del Rey Tritón (Javier Bardem), la gruta de Ariel (Halle Bailey) y la guarida de Úrsula (Melissa McCarthy), Marshall se apoyó en la técnica fotorrealista. “Aunque es un mundo mágico el que creamos, nuestro objetivo era que no pareciera animado. Queríamos reimaginar nuestro espacio submarino con un estilo fotorrealista, para que pudiera cobrar vida de una manera apropiada para una película de acción real. Eso era muy importante para nosotros”, señala.

Bajo el liderazgo del diseñador de producción John Myhre, los tres entornos submarinos fueron concebidos específicamente con su propio diseño, con paletas de colores y tonalidades sutilmente diferentes.

La gruta de Ariel, por ejemplo, presenta el color azul más claro del océano en la superficie, mientras que los tonos violeta oscuros reflejan el siniestro mundo de Úrsula en las profundidades del océano. El reino submarino de Tritón, en tanto, fue diseñado con una paleta de colores intensos y brillantes, inspirada en corales y anémonas reales.

Para incluir los distintos elementos que componen el universo visual del reino, Myhre se inspiró en el perfil de Manhattan de la década de 1930, y todo está hecho de hermosos y gigantescos pilares de coral, anémonas, arrecifes y otras formaciones. Esos corales del reino, a su vez, hacen de transición a otras partes del mar, que incluyen las aguas más tranquilas en las que se encuentra la gruta de Ariel, construida con formas que parecen olas, espirales, arena y corales. Para crearla, Myhre se inspiró en las formaciones de arenisca del cañón del Antílope en el norte del estado de Arizona, por las que el agua del mar ha corrido durante miles de años, creando formas rítmicas.

La guarida de Úrsula se hace presente como en una negrura azul violácea que tiene placas de roca puntiagudas que se proyectan hacia un abismo, un oscuro espacio volcánico bañado en una negrura casi total. El esqueleto de una gigantesca ballena prehistórica forma la entrada, y adentro, la guarida está llena de rocas irregulares de obsidiana que reflejan el calor, el humo y el fuego, creando formas e imágenes distorsionadas y siniestras.

Para insertar la acción de los actores y las actrices en esos entornos acuáticos creados digitalmente, el equipo de Marshall recurrió a la técnica dry-for-wet, que no involucra agua y consiste en el uso de una pantalla azul sobre la que el elenco se sostiene mediante soportes de alta tecnología que incluyen cables, balancines y diapasones. “Para igualar y muchas veces contrarrestar el movimiento de los actores, las cámaras eran maniobradas desde grúas telescópicas de 15 metros con cabezales remotos panorámicos”, comenta el director de fotografía Dion Beebe.

Por otra parte, los actores y las actrices que prestaron sus voces en inglés a los personajes animados del cangrejo Sebastián (Daveed Diggs), el ave Scuttle (Awkwafina) y el pez Flounder (Jacob Tremblay) trabajaron estrechamente con Marshall en la filmación de la captura de voz, utilizando un video de referencia para el diálogo y el movimiento en un escenario circular. Seis cámaras registraron las actuaciones de Daveed Diggs, Jacob Tremblay y Awkwafina, material que luego usaron los artistas en el desarrollo de sus personajes animados en posproducción.

En escena, los actores y las actrices que debían interactuar con Sebastián, Scuttle y Flounder contaron con marionetas operadas por titiriteros que servían de referencia para la interpretación, y también para diferentes aspectos técnicos del rodaje.

Realismo en tierra

Ambientado en la década de 1830 en una isla ficticia del Caribe, La Sirenita tiene una impronta visual marcada por una paleta de tonos tierra (marrones, dorados y grises) para los entornos naturales y gamas de blanco, azul y dorado para las construcciones arquitectónicas.

En tierra, la historia transcurre en espacios tan diversos como un castillo del siglo XIX, un colorido bazar y un majestuoso barco, todos construidos especialmente para la película en los estudios Pinewood de las afueras de Londres. La producción luego se trasladó a la isla de Cerdeña, frente a las costas de Italia, donde se filmaron las escenas de exteriores durante varias semanas.

El castillo de Eric es de inspiración colonial y tiene un aspecto descolorido, como si hubiera sido erosionado por el clima marítimo. En su interior es luminoso y aireado, con numerosos patios y terrazas, y plantas fuera y dentro de las estancias. Hay un enorme abanico y enormes franjas de tela blanca ligera que están colgadas sobre las aberturas del comedor que dan a la terraza. La biblioteca de Eric, en tanto, tiene guiños a la gruta de Ariel, con las mismas formas serpenteantes y la presencia de objetos que el príncipe coleccionó en sus viajes.

Otro de los espacios en los que se desenvuelve Eric es su barco, que cuenta con una tripulación de treinta marineros. “Tuvimos que construir el barco como un set físico y fue una escenografía teatral impresionante, algo que se ve muy raras veces en una película”, cuenta el productor ejecutivo Jeffrey Silver.

El barco se construyó en un set de exteriores de Pinewood en un gigantesco tanque. De tamaño real, contó con hermosas velas, un casco de madera, cuerdas, mástiles y más elementos diseñados como si fueran del siglo XIX.

“Tiene una escala de un barco grande de comienzos del siglo XIX, pero le agregamos algunos detalles, como madera de caoba y nogal, y listones de bronce para que tuviera un aspecto más elegante. Le agregamos el color azul, que es el color característico del príncipe y su castillo, y lo hicimos aún más principesco con tallados especiales que le daban su sello personal”, describe Myhre.

Una pantalla azul, una gigantesca plataforma hidráulica para simular los movimientos en altamar y plataformas para acomodar las cámaras también formaban parte de este impactante set de filmación. Además, el barco estaba rodeado de una serie de máquinas de viento, cañones de agua y tanques con miles de litros de agua que se usaban para arrojar agua por la cubierta durante las escenas de tormenta.

En Pinewood también se dio vida al mercado del pueblo que descubre Ariel después de haber tomado las riendas del caballo y el carruaje de Eric, compuesto por puestos de frutas, de flores, de sombreros y bufandas, de canastas y tapetes, de boles, de especias y de joyas, junto con animales y músicos en vivo.

Por último, se construyó en Pinewood el set de la icónica laguna donde Sebastián, Scuttle y Flounder tratan desesperadamente de hacer que Eric y Ariel se besen. Entre otros elementos, incluyó una playa, botes de verdad, una cascada y un sauce de diez metros de altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología