Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Música
Negocios
Planes
Planes
Productos
Pymes
Seguridad
Seguridad
Servicios
Servicios
Sistema Solar
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Turismo
Uncategorized

Los hábitos digitales de los padres influyen en la forma como los hijos usan los dispositivos

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Los niños siempre observan y copian lo que hacen sus padres, y lo mismo ocurre con sus hábitos digitales. Si ellos ven que sus padres utilizan constantemente sus dispositivos digitales, considerarán ese comportamiento como la norma y pasarán mucho tiempo conectados. Aunque a veces ser un modelo a seguir puede ser difícil, los padres deben ser conscientes de que sus acciones influyen en el comportamiento de sus hijos e intentar predicar con el ejemplo cuando se trata de tener reglas sobre el tiempo que pasan frente a una pantalla.

Los resultados de un nuevo estudio encargado por Kaspersky muestran una correlación directa entre el tiempo que los padres pasan frente a sus dispositivos digitales y el que invierten sus hijos. El 82% de los adultos y el 70% de los niños entre 7 y 12 años le dedican al menos tres horas al día a sus dispositivos, lo que evidencia que los hijos imitan el tiempo que sus padres pasan en el celular.

Además, según el informe se demuestra la correlación entre la cantidad de tiempo que invierten los padres en estos dispositivos frente a la de los hijos. La mayoría de los niños y adultos, el 48%, utilizan sus dispositivos a la misma hora del día, entre 3 y 5 horas, y la mayor parte de los padres cree que el tiempo que pasan online tanto ellos (62%) como los niños (58%) es suficiente.

Los resultados muestran que los niños adaptan su forma de utilizar los dispositivos al uso que hacen sus progenitores. Por ejemplo, cuando el 80% de los padres pasa menos de 2 horas al día con los dispositivos, sus hijos también lo hacen. Por otro lado, si los adultos los utilizan más de 2 horas al día, los niños son igual de propensos a hacer lo mismo. Únicamente el 19% de los los niños expuestos a este modelo de conducta dedican menos de 2 horas al día.

Según los resultados del informe, los niños cuyos padres utilizan estos dispositivos de forma habitual acaban sumando más tiempo tras la pantalla a sus hábitos digitales. Así, por ejemplo, los niños cuyos padres utilizan habitualmente gadgets pasan 39 minutos más conectados durante las comidas. Por otro lado, enviar mensajes de texto mientras mantienen conversaciones añade a los niños una media de 41 minutos de tiempo frente a la pantalla y compartir fotografías familiares en las redes sociales suma otros 31 minutos al día, un tiempo considerable.

“Los papás siempre buscamos cómo garantizar la seguridad de nuestros hijos y no reparamos que, en la vida digital, también debemos predicar con el ejemplo, promoviendo hábitos digitales saludables y respetando las reglas que nosotros mismos establecemos para los niños; el hogar es el espacio ideal para que los menores aprendan buenas prácticas de seguridad digital, observando la conducta de sus padres”, comenta Carolina Mojica, gerente de ventas, productos para el consumidor para el Norte de América Latina en Kaspersky, quien recomienda el uso de herramientas tecnológicas para que los jefes de familia mejoren el bienestar digital de sus hijos.

Este Día del Niño, Kaspersky ofrece a los padres una guía para que puedan abordar el tema de la ciberseguridad con sus hijos y les ayuden a entender la importancia de tener hábitos digitales saludables:

1. El ejemplo empieza en casa: el principal método de aprendizaje para los niños es la imitación, por lo que el primer consejo es: “predica con el ejemplo”; si bien los pequeños en casa están inmersos en la tecnología desde la infancia, su primera referencia será siempre la interacción de sus padres con la tecnología y qué tanto tiempo o atención le destinamos. Más allá de establecer reglas y prohibiciones, recomendamos mostrar a los niños cómo interactuamos con los dispositivos de forma responsable e involucrarlos en las pautas de seguridad que tomamos para protegernos a nosotros y al resto de la familia.

2. No hablar con extraños es aplicable también en el mundo digital Si un niño no debe hablar con extraños en la calle, tampoco debe hacerlo en un foro de videojuegos o en redes sociales, porque no tenemos certeza de quién está del otro lado de la pantalla o qué busca con la información que pueda obtener. Entre más sencillos y prácticos sean los ejemplos, será más fácil que ellos comprendan la situación y respondan de forma positiva. Si tú mismo chateas, tomas videoconferencias o juegas en línea, cuéntale a tus hijos sobre tus compañeros de trabajo o amigos, cómo es que los conociste o cuáles son las actividades e historias que tienen en común, así normalizarás las relaciones digitales y ellos podrán ver que éstas tienen un sustento en la vida real. Aunado a esto, es importante navegar y aprender juntos para así saber dónde pasan el tiempo los niños y estudiar la mejor manera de mantenerlos seguros.

3. ¡Todo gran poder implica una gran responsabilidad! tener una tableta, un smartphone y cuenta propia de Instagram antes de los 13 años es algo cada vez más común. Pero tener acceso a estas tecnologías debe venir acompañado de responsabilidad en su uso. Ayudar a tus hijos a comprender que, al igual que en la vida real, toda acción tiene una repercusión en las actividades online es la mejor forma de frenar conductas que podrían tener riesgos incluso legales. Es una buena idea participar en las actividades online de tus hijos, pero también involucrarlos en las actividades digitales familiares desde una edad temprana para que la transparencia sea la norma establecida. Es importante que los padres sean el parámetro de cómo los menores deben comportarse en línea y los ayuden a reflexionar sobre lo que es correcto, lo que puede causar daños emocionales a terceros, e incluso, lo que puede tener un impacto económico, legal o físico.

4. Juntos nos cuidamos unos a otros: siempre habrá más seguridad y mayor control utilizando alguna aplicación de control parental disponible en el mercado, pero su uso debe venir acompañado de una plática previa con el menor para explicarle cómo funcionan estas aplicaciones y por qué las necesitan. Es lógico que si se intenta introducir una app de control parental de la noche a la mañana puede haber un conflicto de por medio. Al platicar con los niños e introducir estos controles desde temprana edad, facilitarás que vean esto con normalidad.

5. Promueve una vida libre de pantallas: estamos conscientes de la saturación digital en la que actualmente vivimos. Por ello, aprender a desconectarse también es parte de tener hábitos digitales saludables. Es importante que enseñemos a los niños a vivir sin depender de la tecnología. Algunos consejos pueden ir desde restringir el uso de dispositivos cuando se acerca la hora de dormir o silenciarlos por la noche, acordar momentos en los que no se debería hacer uso de ellos, como durante las comidas familiares, o incluso, programar “desintoxicaciones” periódicas que intercambies por excursiones en la naturaleza, ejercicio o actividades que ellos disfruten. Todas estas acciones tendrán un impacto mucho mayor si los adultos son los primeros en dar el ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más tinta y tecnología