Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Filtra por categorías
Actualidad
Adquisición
Aerolíneas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Arte
Audífonos con Tinta
Canales
Casos de éxito
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Eventos
Eventos
Eventos
Exhibición
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
lugares
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
Recursos Humanos
Reseña
RR.HH.
RSE
RSE
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Software
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Televisión
Tendencias
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

Oportunidades para digitalizar las remesas en América Latina

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

En general, las remesas en América Latina han crecido a un mayor ritmo, un 10% anual, desde 2014 en comparación con el 4% a nivel mundial. Así se revela en el informe sobre el estado de los pagos transfronterizos, también conocidos como remesas, en América Latina de Mastercard.

Las remesas son clave para fortalecer la inclusión financiera en la región, el impulso de las economías y la mitigación de la pobreza, ya que suelen servir como fuente esencial de ingresos para las personas de las comunidades de ingresos medios y bajos.

Según la Organización de las Naciones Unidas, 800 millones de personas en todo el mundo (aproximadamente una de cada diez a nivel global) viven en hogares que reciben remesas internacionales.

En América Latina, las remesas han crecido más rápido que a nivel mundial (10% anual desde 2014 frente al 4% mundial).

En 2022, el volumen de remesas formales en América Latina alcanzó los 146.000 millones de dólares, más del doble que hace una década, y un crecimiento de 25 veces en los últimos 30 años.

Según las proyecciones, 2024 marcará un cambio hacia una mayor velocidad, simplicidad y seguridad a medida que las remesas digitales comiencen a superar el envío de dinero físico a través de las fronteras.

Gracias a años de digitalización acelerada, los consumidores de América Latina cuentan ahora con una alta penetración de la telefonía móvil, un mayor acceso a Internet y menos personas no bancarizadas, lo que ha impulsado el crecimiento de las remesas digitales en la región.

De hecho, a medida que estas tendencias continúan dando forma a la agenda digital en América Latina, se espera que generen un incremento de 20.000 millones de dólares en remesas digitales para 2026.

En los últimos años, los proveedores tradicionales han permitido la digitalización y han dado paso a nuevos actores en la industria, incluyendo fintechs, billeteras digitales, compañías de blockchain y otras empresas de tecnología, respondiendo a las tendencias observadas en la industria de remesas de América Latina:

– El corredor Estados Unidos-México es el mayor canal de remesas del mundo, con un volumen para 2023 de 65.000 millones de dólares.

– En El Salvador, 2 de cada 10 familias que reciben remesas viven en la pobreza.

– En Guatemala, al menos 1 de cada 3 hogares cuenta con las remesas como principal fuente de ingresos.

– En Honduras, los receptores de remesas representan el 50% de todos los hogares.

– En Sudamérica, la inflación y la inestabilidad política de la región son motores de los flujos migratorios y de remesas, que a menudo utilizan fintech y blockchain para evitar los problemas que surgen al utilizar el sistema tradicional.

Puntos débiles para la adopción

A pesar del enorme volumen y el impacto positivo de las remesas, el sector sigue enfrentándose a retos que limitan la plena digitalización y adopción, como la falta de transparencia, confianza y seguridad en el sistema; la escasa experiencia digital de los usuarios y la lentitud de las transacciones. Además, la regulación es quizás uno de los problemas más graves, dada la falta de coherencia jurídica, reglamentaria y operativa de las diversas jurisdicciones mundiales.

También sigue existiendo una brecha de exclusión financiera que afecta a las comunidades desatendidas o no bancarizadas.

Según el informe global de Mastercard Borderless Payment 2023, más de un tercio de los encuestados afirma que sus familias en casa tienen opciones limitadas para acceder al dinero que envían, y casi uno de cada cuatro informó que su familia debe viajar grandes distancias para acceder a su dinero.

Esto revela la exclusión financiera y digital, así como el subdesarrollo de la infraestructura financiera y digital (por ejemplo, la falta de cobertura 4G, la baja penetración de teléfonos inteligentes y la ausencia de bancos o agentes minoristas de remesas) presentes en la región.

Prepararse para el futuro de las remesas

Para satisfacer las demandas de los consumidores y lograr los avances digitales necesarios para potenciar la adopción de las remesas, las empresas y los proveedores deben:

– Adaptar las soluciones digitales a un entorno de efectivo. Las empresas de remesas deben permitir a los receptores utilizar el dinero como deseen: digitalmente o en efectivo.

– Proporcionar transparencia y seguridad en las transacciones, eliminando al mismo tiempo las preocupaciones. Las empresas deben comunicar claramente los precios antes de ejecutar una transacción, así como indicar el plazo previsto para la liquidación.

– Generar confianza mediante el cumplimiento de la normativa y la innovación digital. Las empresas deben agilizar la incorporación de clientes y reducir el tiempo de procesamiento con herramientas digitalizadas de conocimiento del cliente.

– Ofrecer recompensas a los clientes fieles y educación financiera. Los proveedores deben compartir información educativa y ofrecer puntos, millas, descuentos, tarjetas regalo y otras ventajas después de las transacciones.

– Aportar valor diario y una clara comodidad frente al efectivo. Los proveedores deben hacer hincapié en la comodidad de los pagos digitales y demostrar por qué las remesas digitales y los servicios transfronterizos aportan más valor cotidiano.

La tecnología y las soluciones de Mastercard permiten a sus clientes enviar dinero y datos de forma rápida y segura. Utilizando el portafolio de soluciones de transferencia internacional de dinero de Mastercard, Mastercard Move, las instituciones financieras participantes pueden ofrecer a sus clientes pagos internacionales a más de 180 países. Esto incluye una red de pago global de más de 150 monedas que llega al 95% de la población bancarizada del mundo.

Mastercard Move llega a casi 10 mil millones de puntos finales en todo el mundo, incluyendo cuentas bancarias, tarjetas, billeteras y lugares de pago en efectivo. El portafolio combina el poder de las capacidades de transferencia de dinero existentes y futuras de Mastercard, incluyendo los servicios Mastercard Send y Mastercard Cross-Border.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología