Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Filtra por categorías
Actualidad
Adquisición
Aerolíneas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Alianzas
Arte
Audífonos con Tinta
Canales
Casos de éxito
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Eventos
Eventos
Eventos
Exhibición
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
Lugares
lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
Recursos Humanos
Reseña
RR.HH.
RSE
RSE
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sociales
Software
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Televisión
Tendencias
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

Plan: descubrir y recorrer la Mina de Sal de Nemocón

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Si desea conocer la historia de la extracción de la sal, ver 28 espejos de salmuera y viajar al pasado, como si fuera un minero, no deje de visitar, a 45 kilómetros de Bogotá, la Mina de Sal de Nemocón, principal atractivo turístico de la zona.

La Mina de Sal queda dentro del casco urbano del municipio y no solo se desciende a este fascinante ambiente minero, a 80 metros bajo tierra, sino que dentro del complejo se cuenta con el Museo de Historia de la Sabana, un espacio donde encontrará algunos fósiles hallados en inmediaciones de La Mina, y podrá conocer la historia de esta tierra.

Viaje al centro de la mina

Si es amante de ese mundo subterráneo, aprenderá sobre la extracción de la sal en las minas, la cual siempre se ha realizado a partir de la disolución de la roca salina en agua, para la producción de agua salada o salmuera, proceso que se conoce como saturación y, para ello, al interior de la mina se encuentran 28 tanques de saturación en forma de «L» a lo largo de 2 cámaras de la mina; estos tanques están construidos en concreto. Como dato curioso, una tonelada de roca salina (sal vigua) se disuelve en 2.700 litros de agua para obtener una salmuera con 314 gramos por litro de agua y con una densidad de 1.25 gr/cm3, esto dando en promedio que para producir un kilo de sal necesitamos 3 litros de salmuera.

Estos espejos de sal, por su reflejo, invitan a disfrutar de los espacios, que cuentan con variedad de luces de colores.

Dentro de la mina también está la Cascada de Sal. Por la acción de la filtración del agua en las paredes de la mina se han desarrollado varios afloramientos por percolación de agua dulce, lo que genera la majestuosa Cascada de Sal de la Mina, que durante varias décadas ha logrado dar una serie de contrastes con el color original de la roca salina (gris o negro) con el blanco, este es el caso de la cascada de sal.

Por la filtración también dio como resultado un pequeño pozo de agua salada, el cual los mineros lo llamaron El Pozo de los Deseos, donde los visitantes lanzan una moneda y piden un deseo, algo muy característico de los mineros.

Otro de los atractivos al interior de La Mina es la Capilla, construida en el año de 1946 en forma de protección por parte de los mineros por el trabajo tan peligroso, la cual fue inaugurada el 14 de diciembre de 1968 por el padre José del Carmen López. En este espacio se puede observar la imagen de la Virgen del Carmen levitando sobre el mundo, con el objetivo de proteger a los mineros.

El diseño de la capilla estuvo a cargo del arquitecto bogotano Roswell Garavito y la talla de la roca de sal fue hecha por varios mineros, dirigidos por el David Rincón (minero nemoconense); esta roca tiene un peso estimado de 1300 kilogramos.

En la actualidad, al costado izquierdo de la capilla se puede observar una réplica del Señor Caído de Monserrate de Bogotá, construido por medio de una mezcla de sal y resina.

En el recorrido, de una hora y media, aproximado, también podrá ver la Cámara del Palpito, conocida como El Corazón de la Mina de Sal de Nemocón o el Corazón de halita. El peso estimado de este cristal de halita es de 1600 kilogramos y es algo único en el mundo ya que los cristales de halita son difíciles de encontrar y en especial de esas dimensiones.

En la década de los años 60, del siglo XX, fue encontrado el cristal en forma isomorfas en el segundo nivel de la mina y se inició su talla en forma de corazón en acción de gracias a la Virgen del Carmen.

Es uno de los lugares más representativos de la Mina de Sal, y recuerda que «El corazón de Nemocón vuelve a palpitar desde las entrañas de la Tierra para el mundo»

Como parte del recorrido, se aprende de la historia de esta región y hay una estación dedicada al Cacique Nemequene con la leyenda del Árbol de los Sueños.

El Cacique Nemequene, de quien se dicen que una tarde soleada después de una larga jornada de trabajo se sentó a descansar a la sombra del árbol de caucho sabanero, y tuvo un sueño, una premonición, en el cual vio que una serie de hombres blancos, con armaduras llegaban del norte a su tribu, en unas bestias grandes y que les quitaban sus tesoros, que durante muchos años habían recogido a partir del trueque con la sal.

Entonces, él pidió a su tribu sus tesoros en el cerro del pueblo llamado El Santuario y desde entonces dice la leyenda que en la época de Semana Santa (en el almanaque muisca eran fechas sagradas) se ve cómo entran los indios a dejar sus tesoros.

Con la llegada de los conquistadores, encabezados por Gonzalo Jiménez de Quesada este sueño o premonición se hizo realidad.

El Cacique Nemequene creo el Código Nemequene, legislación que no tenían otras tribus.

Además del Cacique, también hay un área especial para Chuy Goméz, unos de los verdaderos protagonistas de La Mina de Sal de Nemocón, que fue construida durante el siglo XIX y siglo XX. Esos hombres permanecieron al interior de los socavones durante días y noches, a veces hasta arriesgando sus vidas por la presencia de gases o la misma manipulación de explosivos, para generar lo que hoy día son los socavones o cámaras de explotación, las cuales son de conocimiento para los visitantes de la mina.

José Maximiliano Chuy Gómez, hombre hijo de Nemocón, quien durante las primeras décadas del siglo XX cumpliera con trabajos propios de la actividad minera, está esculpido en uno de los socavones y de él hay una historia que lo hace ser portador del título de uno de los hombres más fuertes que haya tenido Colombia.

Así mismo, dentro de la mina, se tiene un socavón especial, que fue la locación para la película «Los 33», escenografía utilizada para la grabación de la obra, historia basada en hechos reales que sucedieron en el norte de Chile en la ciudad de Antofagasta, desierto de Atacama, donde el 5 de agosto de 2010, por un derrumbe en la entrada principal de la mina de cobre San José quedaron atrapados 33 mineros a 700 metros de profundidad durante 69 días; este hecho conmocionó al mundo.

Durante los meses de octubre, noviembre y diciembre de 2013 y enero de 2014 en varias cámaras al interior de la Mina de Sal, se hizo la recreación de los hechos que supuestamente acontecieron en La Mina San José, con la estadía de los mineros a partir del derrumbe al interior de la mina; este rodaje estuvo a cargo de la productora de cine Dynamo bajo la dirección de Patricia Riggen, y estuvieron en esta realización una serie de actores de talla internacional como: Antonio Banderas, Mario Casas, Gustavo Angarita, Juan Pablo Rabba, Martin Shenn, Rodrigo Santoro, Lou Diamond Phillips y Kate del Castillo, entre otros.

La escena recreada en este espacio muestra la capsula utilizada para el rescate de los mineros, que llegó al interior de la mina el día 13 de octubre de 2010 después de 69 días de espera; el diseño de la capsula original utilizada para dicho rescate fue hecho por los astilleros y maestranzas de la Armada Chilena (ASMAR) con colaboración de la Nasa, que le dieron el nombre de Fénix, haciendo remembranza de la mítica ave que renace de las cenizas.

Con todos estos atractivos, no hay duda de que La Mina de Sal y Nemocón, son un atractivo turístico de los “Pueblo Dorados” de la estrategia del Instituto Departamental de Cultura y Turismo de Cundinamarca (IDECUT) y con el apoyo de la Fundación Pintuco, y que se destacan en el mapa de la Ruta Leyenda El Dorado, recorrido que invita a conocer más de 116 atractivos, ubicados en los territorios de Cundinamarca, Boyacá y Bogotá. Un plan para visitar a Nemocón en este fin de año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología