Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Música
Negocios
Planes
Planes
Productos
Pymes
Seguridad
Seguridad
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Turismo
Uncategorized

Servicios financieros bajo demanda

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

La acelerada transformación digital del sector financiero y la proliferación de compañías Fintech, que comenzaron a explorar y proponer diferentes servicios por fuera de los actores bancarios tradicionales, están cambiando esta perspectiva a nivel mundial, facilitando la implementación de nuevos servicios por empresas de todo tipo.

“Esta modalidad de servicios financieros bajo demanda propone establecer alianzas entre entidades bancarias, que cuentan con los permisos para ofrecer este tipo de servicios; startups de la industria fintech, que cuentan con el know how tecnológico para implementarlos y compañías de diferentes industrias como el retail, comercio electrónico y turismo, que pueden comenzar a ofrecer servicios bancarios a sus clientes para robustecer su propuesta de valor, fidelizarlos e impulsar la democratización del acceso a productos financieros, jalonando la competitividad del país”, asegura Tarek el Sherif, CEO de Zinobe, quien agrega que la propuesta del Banking as a Service (BaaS) se vuelve muy prometedora para el mercado colombiano.

La firma presenta cinco beneficios que el desarrollo de este tipo de sinergias generadas por el BaaS puede ofrecer al país.

1. Eficiencias operativas: el Banking as a Service se enfoca en ofrecer nuevas oportunidades de ingresos, rentabilidad y negocio a todos los actores involucrados. Por ejemplo, una agencia de viajes que quiere ofrecer a sus clientes tarjetas de débito prepago para que las utilicen mientras exploran el mundo, al implementar este servicio no cuenta con los permisos y el cumplimiento de la estricta normativa para ofrecerlos, y tampoco tiene los conocimientos tecnológicos que le permitirían habilitarlo.

Obtener estas autorizaciones y desarrollar desde cero toda la infraestructura tecnológica y el soporte que esto requiere sería una inversión enorme y muy poco rentable para esta compañía. Con las sinergias del BaaS, esta misma empresa puede tener un aliado tecnológico del sector fintech que le asesore en el diseño y despliegue tecnológico de la plataforma y un aliado bancario que le permita operar estos servicios bajo sus permisos y licencia. Esto genera nuevas fuentes de ingresos para todos los aliados del ecosistema, al permitirle a los bancos desarrollar nuevos modelos de negocio, y a las fintech conectar a dos actores del mercado.

2. Aceleración de la transformación digital: los procesos de digitalización y de innovación no son iguales para todas las organizaciones. Y en el caso de las entidades bancarias estas dinámicas suelen ser más lentas al contar con infraestructura tecnológica compleja y heredada. En este sentido, asociarse con compañías tecnológicas que ofrezcan infraestructura BaaS, les permite a los bancos acelerar su transformación tecnológica de la mano de un aliado que les ofrece nuevas oportunidades de negocio. Por otra parte, esto le permite a la compañía tecnológica acceder a los clientes y a la legitimidad regulatoria de esta institución y generar sinergias para que otras compañías puedan implementar servicios financieros. Esta adopción de capacidades tecnológicas de la banca a través de servicios como la automatización y las API’s permiten que las entidades puedan escalar servicios de Banking as a Service rápidamente. Este tipo de arquitectura también facilita la implementación tecnológica de estos productos y servicios por parte de compañías de otros sectores de la industria, ya que se vuelve un juego de Lego en el cual se integran las soluciones a la medida de las necesidades de los clientes de cada compañía.

3. Optimizar la experiencia de los usuarios: debido al Covid-19 muchos usuarios comenzaron a optar por el uso de canales digitales para acceder a servicios financieros. La coyuntura generó un cambio en la mentalidad de las personas que comenzaron a privilegiar experiencias de servicio más integradas, holísticas y directas (Zendesk), ofrecidas por ecosistemas multiproducto en donde pueden encontrar lo que buscan de manera ágil y sencilla. Integrar servicios financieros a través de la infraestructura de BaaS es muy coherente con esta tendencia.

La efectividad de que el cliente pueda encontrar todo en un solo lugar, incluso acceso a préstamos o financiación, transferencias o depósitos de dinero hace que compañías del comercio electrónico, por ejemplo, establezcan una relación mucho más sólida con sus clientes. Sumado a esto, la posibilidad de acceder a datos e información sobre el comportamiento financiero de los clientes permite desarrollar servicios más alineados a las expectativas de los consumidores.

4. Democratización del acceso a servicios financieros: el desarrollo de la BaaS va de la mano con la consolidación de una banca abierta (open banking), y esta combinación es un poderoso impulso para la inclusión financiera. La primera facilita que entidades no bancarias presten servicios financieros y la segunda que accedan a los datos bancarios de las personas. Más allá de un cambio de modelo de negocio esto implica una revolución, porque les quita el monopolio de la información bancaria a los bancos, y se la entrega a los usuarios, quienes son libres de compartirla con cualquier entidad que consideren conveniente, tanto del sector tradicional como de otros sectores que empiecen a ofrecer este tipo de servicios.

5. Inclusión financiera y modelos de riesgo flexibles: la posibilidad de acceder o generar datos sobre el comportamiento financiero de los clientes, de forma paralela a la banca, permite el diseño de modelos de riesgo flexibles que facilitan el acceso a productos y servicios financieros a personas o poblaciones vulnerables. Este es el caso de Zinobe, que al utilizar analítica de datos y machine learning, sumado al acceso a fuentes alternativas de información ha podido establecer nuevas prácticas de análisis de riesgo que le han permitido facilitar el acceso a crédito a más personas y compañías.

A pesar de que siguen existiendo retos regulatorios, técnicos y culturales para el desarrollo de este tipo de ecosistemas financieros integrados, se convierten en oportunidades para mejorar la competitividad, la aceleración de la transformación digital y la inclusión financiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más tinta y tecnología