Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Alianzas
Audífonos con Tinta
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Música
Negocios
Planes
Planes
Productos
Pymes
Seguridad
Seguridad
Servicios
Servicios
Sistema Solar
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Turismo
Uncategorized

V Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Cada dos años, se realiza en la capital el Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá, en el cual artistas nacionales e internacionales hacen interpretaciones de los grandes maestros del género.

En esta edición, además de los artistas y los compositores, la noticia también se centra en un órgano y dos clavecines construidos especialmente para el certamen, que engalanarán las obras de Bach, Händel y Vivaldi.

Historia detrás de los instrumentos

La travesía del órgano y los dos clavecines, adquiridos por el Teatro Mayor, desde el antiguo continente hacia Bogotá comenzó hace un poco más de dos años. El Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo se contactó con Nicolás Alexiades, organero colombiano que estuvo a cargo del órgano de la Catedral de Bogotá y que ahora vive en Bruselas restaurando órganos, para asesorarse acerca de qué compañía resultaría la mejor opción para mandar a hacer uno para el festival. Finalmente, y después de que la sugerencia de Alexiades coincidiera con otras opiniones, la compañía Klop fue escogida como la encargada de construirlo.

Klop se especializa en la construcción de clavecines y órganos desde la década de 1960, período en el que la música barroca estaba experimentando un renacimiento. Gerrit Klop asumió el desafío y desde 1961 se ha ido convirtiendo en un constructor profesional de instrumentos barrocos caracterizados por su durabilidad y perfección técnica. Desde el 2014, Niels, el nieto de Gerrit, y quien además hará parte de esta edición del festival, se unió a la tradición de su familia.

El órgano que fabricaron es un órgano positivo y se caracteriza por ser pequeño y ligero, pero colorido, suave y con una voz sorprendentemente plena debido a sus tubos de madera. Algunas de sus ventajas incluyen la estabilidad de afinación, incluso al transportarse, y una adaptación rápida a los cambios de temperatura.

Por su parte, los clavecines los construyó Titus Crijnen, un fabricante holandés quien después de haber trabajado durante más de 20 años en Holanda, trasladó su taller a España en el 2007. Crijnen ha realizado casi 250 clavecines y clavicordios, algunos para instituciones como el Real Conservatorio de La Haya, Hogeschool voor de Kunsten Utrecht, Prins Claus Conservatorium Groningen y el Royal College of Music de Londres, entre otros.

El primero de ellos es un clavecín de 1,95 metros de largo, de un solo manual o teclado y que está inspirado en Giovanni Baptista Giusti, un fabricante de clavecines italiano del siglo XVII; y el segundo, es un franco flamenco de doble manual, que mide 2,27 metros de largo.

Cada vez falta menos para que artistas, agrupaciones e instrumentos provenientes de diferentes partes del mundo se reúnan en la quinta edición del Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá, que este año centra su programación en “Bogotá es Barroco” y se llevará a cabo del 12 al 15 de noviembre del 2021 en diferentes escenarios de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más tinta y tecnología