Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Filtra por categorías
Actualidad
Aerolíneas
Alianzas
Alianzas
Audífonos con Tinta
Canales
Ciberseguridad
Cine
Cine y TV
Columna
Columna de opinión
Columna de opinión
Conectividad
Cultura
Danza
Economía
Económicas
Emprendimiento
Emprendimiento
Emprendimiento
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Estilo de Vida
Eventos
Exposiciones
Festival
Festivales
Gamer
Gastronomía
Gastronomía
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Gobierno
Hoteles
Infraestructura
Innovación
Innovación
Innovación
Inversiones
Literatura
Lugares
Medio Ambiente
Movilidad
Música
Negocios
Planes
Planes
Planes
Productos
Pymes
Reconocimiento
Recursos Humanos
RSE
Seguridad
Seguridad
Servicio
Servicios
Servicios
Sociales
Sociales
Sociales
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Sostenibilidad
Teatro
Tecnología
Telecomunicaciones
Televisión
Tendencias
Tendencias
Turismo
Uncategorized

Vea el documental sobre el pueblo indígena Amorúa

Síguenos en Google News

Conviértenos en tu fuente de información en Google News.

Lejos del juicio moral, “María Salvaje” se puede catalogar como un retrato incómodo de una realidad de la que poco se habla: la responsabilidad de la sociedad colombiana con la situación de pobreza, exclusión y precariedad en la que viven sus pueblos indígenas y, en especial, el abuso de las niñas y mujeres indígenas.

Este documental narra la transición de la infancia a la adolescencia de María, una pequeña Amorúa, que se convierte en la excusa para develar la relación de este pueblo indígena con su entorno y el mundo de los “racionales”, como ellos nos llaman. Una creación de la antropóloga y documentalista Liliana Sayuri Matsuyama Hoyos.

La obra será presentada en la Cinemateca de Bogotá los días 29 de enero y 5, 14 y 19 de febrero de 2023.

Este documental surge cuando la directora, en el 2007 llega a Puerto Carreño, una zona de frontera, precaria, aislada y agreste, a trabajar como antropóloga en la restitución de los derechos de los menores y adolescentes indígenas. Allí conoció a los Amorúa, grupo indígena nómada que habitaba las cuencas del río Orinoco y Meta en los límites entre Venezuela y Colombia. María y otros jóvenes, nietas y nietos de la primera generación que entró en contacto con los blancos o “racionales”, viven exiliados en su propia tierra y su cultura, en un universo de miseria, narcotráfico y prostitución que no brinda un espacio de integración, cuidado o respeto.

María, fue criada en sus primeros años en un hogar sustituto asignado por el Estado, dada su desnutrición severa, tras la muerte de su hermana gemela por la misma situación, sin embargo, su abuela Matilde, líder de la comunidad, logró su retorno para criarla bajo su cuidado, sin perder el contacto con los “racionales”.

Liliana Sayuri Matsuyama Hoyos conoce a María cuando tenía seis años. A pesar del deseo de su abuela, María no aprende a leer ni a escribir, le gusta jugar con perritos, suele caminar descalza por las calles del pueblo y fugarse del rancho de su abuela. Durante este tiempo la directora inició las primeras grabaciones, convencida de que en la historia de María y sus primas había una historia de encuentro, entre los “blancos racionales” y los Amorúa, más allá de las diferencias y la discriminación.

Es así como durante ocho años la directora sigue y registra la vida de María y su familia, grabaciones, conversaciones, encuentros y un sinfín de vivencias, que se convierten en “María Salvaje”, un documental donde la inocencia de la niña se va perdiendo, para dar paso a una adolescente que busca un lugar en una sociedad que parece negárselo.

“Salvaje ha sido una idea con la que se ha discriminado y señalado a los pueblos indígenas, en contraposición a la “civilización”. Cuando llegué a Puerto Carreño sentía que era incorrecto usar una palabra como “salvaje”, pero con el tiempo llegué a encontrarle sentido. Especialmente en el caso de María y su familia, entendí que ella tenía un espíritu salvaje, libre, de mujer, indomable, nómada y que, además, esa rebeldía los había mantenido como un clan con identidad y dignidad, en medio de un contexto de discriminación visceral contra los indígenas Amorúa. Salvaje, en su sentido negativo como falta de raciocinio y sentimientos, serían más bien los hombres que abusan de las niñas y jóvenes indígenas”, concluye la directora Liliana Sayuri Matsuyama Hoyos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más tinta y tecnología